Diseño de Cartel: “Vivencias de ida y vuelta” cartel en blanco y negro con elementos de color

Cuando me planteé este diseño de cartel opté por un formato apaisado no convencional.

Al encuadrar una foto una de las primeras preguntas que nos planteamos es que formato elegir, apaisado (horizontal) o vertical, normalmente la respuesta es bastante obvia y depende del objeto que estemos fotografiando.

Si fotografiamos un paisaje, el formato será apaisado, si hacemos un retrato de cuerpo entero será mejor formato vertical.

En general tendemos a usar más el formato apaisado porque es más natural ya que se parece más al campo de visión humano. Por este motivo, si hay duda conviene elegir el formato apaisado.

Hay más alternativas a los formatos apaisado y vertical, si disponemos de un programa de edición podemos variar el formato a nuestro gusto. Por ejemplo, en la siguiente imagen el formato se podría llamar inclinado o en diagonal.

También me decidí por usar elementos vectoriales en color (los lunares) y combinarlos con fotografía en BN sobre limbo blanco y elementos de color (en este caso los pañuelos) de manera que las figuras quedaran integradas dentro de un espacio que recordara al propio pañuelo de lunares. 

Sara Domínguez, escribió sobre el espectáculo:

Vivencias y cantes de ida y vuelta, memorias de La Habana y Paco de Lucía en el recuerdo. Todo eso y más tuvo el nuevo espectáculo de Retales con Elisa Prenda al violín, los bailaores Sandra Bara y Joaquín Plantón y Manuel Rojas y Ethel como colaboradores.

Hace un año que pusieran sobre el escenario su Reencuentro y parece que toda una etapa haya pasado por ellos. Explicaba Sandra Bara en la previa que persigue poder hacer un gran espectáculo, pero paso a paso. Primero, Reencuentro. Ahora, Vivencias de ida y vuelta. Y, poco a poco, meterse al público en el bolsillo.

Retales va madurando, haciendo un trabajo cada vez más serio, más a tener en cuenta. En su caminar, saben aliarse con colaboradores que les engrandecen, como es el caso de Elisa Prenda. Este sábado puso su toque fusión al violín, demostrando cuánto de bien le vienen ciertos instrumentos al lenguaje universal del flamenco. Prenda, por cierto, es la segunda vez que pasa por el teatro en tres días. El jueves estuvo con su Orquesta Barroca del Conservatorio Superior de Música Manuel Castillo de Sevilla.

Al baile, Sandra Bara, cuya mano omnipresente se nota en todo el espectáculo. A destacar su guajira flamenca, lo cubano y lo flamenco reunido en la misma bailaora, mientras aparecían imágenes de su Habana natal. Y, cómo no, Joaquín Plantón. El jiennense bailó como todo un figura, elegante, flamenquísimo y también muy aplaudido. Una pieza imprescindible.

En fin, ha sido un placer poder realizar este trabajo. Gracias por confiar en mi.